No te enamores de una mujer emprendedora

Te hablará constantemente de ideas de negocios, de validación, emprendimiento y startups. Se despertará en plena madrugada para anotar ideas y ajustes para su nuevo proyecto.

No cambiará una noche de Startup Drinks para quedarse en casa viendo una película contigo. 

De un día a otro te dirá que se va un fin de semana completito, a pasarla con desconocidos para crear una empresa en 54 horas. Esa locura se llama Startup Weekend. Después de ese fin de semana, regresará hablándote de contactos y personas extraordinarias e interesantes que conoció, developers, designers, industry experts. Gente chingona, pues. Para ella son nuevos amigos con los que puede hablar igual de RFID que de cocina gourmet.

No esperes que compre la “Cosmopolitan”, ella prefiere hojear revistas como Entrepreneur y Forbes. En ocasiones la notarás dispersa, ensimismada en sus ideas y se enfadará si tratas de llamar su atención. Déjala, quizá se le esté ocurriendo la próxima gran idea de negocio.

pensativa-20-05-g1

Recuerda que los emprendedores somos una especie diferente, que disfrutan los momentos de soledad, porque es cuando más pueden pensar y concentrarse para crear. Puedes darle flores, pero ella apreciará más que le des ideas.

Si aun así te llegas a enamorar, se paciente, escucha, comenta, cuestiónala con argumentos, apóyala. Si la quieres enamorar,  háblale de negocios, sé un emprendedor, sé creativo, soñador e innovador. Vaya, sé bien pinche interesante.

Pero por favor, no se te ocurra enamorarte de una mujer emprendedora, si tú no eres emprendedor.

PD. No todas las mujeres emprendedoras son startuperas. No todas las startuperas son como lo describo. Date oportunidad de conocerla.

Anuncios