Eso de enamorarse

freedom
La realidad es que yo no me enamoré de él. Me enamoré del hecho de que mi nuevo yo, se topara con un hombre libre. Coincidencia entre libertades. La mía, que recién experimentaba y, la suya tan experimentada. Total que, se hizo una nube de libertades con el aire que respiramos algunas cuantas veces, en muy poco tiempo. Y por eso me encantó. Por eso duró, más de lo debido, mi fascinación. Por eso las gaviotas y mis paseos en bicicleta en días nublados escuchando a Nina Simone, por eso tú. Porque todo era cuestión de saberme libre. De elegir, de sentir, de vivir. No fue enamoramiento. Fue liberación.